visitar austria, visitar austria, pancarta
RejsRejsRejs » Destinos » Sudamérica » Perú » Los indios del Amazonas: un encuentro salvaje con el pueblo bora del Perú

Boletin

El boletín se envía varias veces al mes. Ver nuestro política de datos aquí.

Inspiración

Imagen de portada de Facebook ofertas de viajes viajes

Fotos de viajes de Instagram

Obtenga los mejores consejos de viaje aquí

El boletín se envía varias veces al mes. Ver nuestro política de datos aquí.

Perú - Amazonas - Viajes
Perú

Los indios del Amazonas: un encuentro salvaje con el pueblo bora del Perú

En lo profundo de la selva amazónica vive un pueblo completamente único. Lleva a Ole a una aventura salvaje que pronto olvidará.
visitar austria, visitar austria, pancarta

Los indios del Amazonas: un encuentro salvaje con el pueblo bora del Perú es un diario de viaje escrito por Ole Balslev.

Perú - Barco, Indios del Amazonas - viajes

Iquitos - la entrada a los indios en el Amazonas

Iquitos es una gran ciudad con 400.000 habitantes en el norte Perú en medio de la selva amazónica en el río más rico del mundo, el Amazonas. Es la ciudad más grande del mundo desde la cual y hacia la cual no hay carreteras. Hay que volar o navegar por los ríos para llegar a Iquitos. Para los indígenas del Amazonas, Iquitos es la puerta de entrada al mundo, y viceversa.

Banner, banner en inglés, banner superior

¿De qué viven estos 400.000 habitantes? No sé. Creo que es una gran ciudad repugnante. Junto a Bangkok, probablemente sea la ciudad del mundo con más tuk-tuks. Hace alrededor de 23 grados por la noche durante todo el año y más de 30 grados durante el día. Y es un calor húmedo incómodo.

Algunos taxistas no se atreven a conducir hasta mi hostal o 'hospedaje', porque está ubicado en un barrio marginal peligroso. Pero el joven de pelo largo del albergue me dijo que la policía viene de vez en cuando, así que no debo temer a nada. Y casi nunca temo. De lo contrario, no puedo viajar como lo hago.

Encuentra aquí tu boleto de avión a Iquitos en la selva del Perú

Perú - Puesta de sol, río, indios en el Amazonas - viajes

De Río Napo a Puerto Arica - camino a los indios en el Amazonas

Bajé al puerto de Puerto de Productores. No parecía un puerto. Tuve que mantener el equilibrio sobre tablas sobre el agua para llegar a algunos botes. Navegué río abajo del río Amazonas en un barco de carga de fondo plano con motor fuera de borda.

Se necesitaron algunos pasajeros con muy poco dinero. La gente fue dejada en la playa por el camino. Después de 3 horas, incluso salté del barco de carga a la playa. Luego monté el tuk-tuk 6 kilómetros por tierra hasta el pueblo de Mazan en el río Napo.

Un hermoso pueblecito en este afluente del río Amazonas. Dormí en un pequeño, barato, sucio hospedaje sin agua corriente. A la mañana siguiente navegué río arriba del río Napo con un ferry. Rio Napo tiene aquí 1 kilómetro de ancho. El ferry está lleno de hamacas en las que la gente dormía o se relajaba.

Pensé que el viaje duraría de 6 a 8 horas. Y cuando el capitán dijo 'mañana', pensé que era un malentendido, pero el viaje en realidad duró 21 horas. En el camino, el ferry se detuvo más de 50 veces en la orilla debajo del acantilado y descargó mercancías. Y la gente saltó.

Mi plan era navegar hacia lo que pensaba que era una gran ciudad: Puerto Arica. Y de allí por un camino de ripio atravesando la selva al norte 80 km hasta el río Putumaya; el río fronterizo entre Perú y Colombia. Hay una antigua "aldea del caucho". Desde allí intentaría llegar al pueblo de los indios Huitoto. Pero todo fue como de costumbre en mis viajes de manera muy diferente.

Llegada a Puerto Arica. Puerto significa puerto, pero no había ni puerto ni ciudad. Kl. Las 5 de la noche en plena oscuridad, el timonel navegó en ferry hasta la costa / playa y me dijo que aquí debía bajar. Dije que no". Pero el timonel dijo "sí". No había casas ni cabañas ni luces. Salté del ferry a la playa. Luego subí una pendiente casi vertical, resbaladiza y fangosa de 8 metros de altura.

Haz un recorrido por Colombia ver ofertas de viajes aquí

Perú - Serpiente, Indios del Amazonas - viajes

Bienvenido a la jungla

Imaginé en la oscuridad de la selva una boa, una anaconda, un leopardo y tal vez un caimán en el río. Otros animales salvajes. Y todos los animales pensaron: “¿Qué quiere el estúpido hombre blanco aquí con nosotros en la selva tropical? ¡Pero gracias por la oferta! ”. Pero luego vi dos linternas que se acercaban a mí. Era el maestro del pueblo y su hijo de 15 años.

El hijo me navegó en un tronco de árbol ahuecado 2 km a lo largo de un afluente del pueblo. En el pueblo había 15 cabañas sobre pilotes y unos 150 habitantes. Todo fue un malentendido. Mi tarjeta estaba desactualizada.

Luego viví con el maestro. Nadie hablaba inglés, solo español. Comíamos pescado por la mañana y por la noche y bebíamos té. El camino de hierba marcado en mi mapa había desaparecido.

Ahora había una presa de 4 pies de alto y 12 pies de ancho sobre el pantano. La carretera no ha funcionado durante muchos años. El profesor y yo caminamos 2 km fuera de él. Dijo que la presa más alejada estaba cubierta de arbustos y que a mitad de camino un río la había arrastrado. Pude ir a Río Putumayo en 3 días, pero luego tuve que pasar la noche dos veces, y luego las posibilidades de sobrevivir eran pequeñas, pensó la maestra.

Decidí no hacer esa caminata a Colombia. Quizás la carretera hace 100 años fue construida para transportar el caucho extraído allí hasta Puerto Arica y luego en bote por el Río Napo hasta Iquitos. O tal vez la carretera también se usó para transportar a los militares peruanos a través de la selva hasta las muchas guerras fronterizas entre Perú y Colombia.

En cambio, tuve una gran experiencia en este pequeño pueblo. La gente fue amable conmigo, aunque realmente no pudimos comunicarnos. Un solo nativo americano vivía en el pueblo. En la oscuridad a las 20 pm, el hijo de 13 años de la maestra y yo vimos desde la cabaña a 40 metros de distancia a dos granjeros que habían encontrado una serpiente anaconda estranguladora. Ahora intentaron atraparlo y matarlo. No sé si lo logró.

Dormí en el piso de madera, pero con el mosquitero tapado. Regresé a Iquitos con un 'rápido', una lancha rápida. Era más caro que el incómodo ferry, pero mucho más rápido. El chico de 13 años me llevó en el tronco de un árbol ahuecado hasta Río Napo. Allí subió a una elevación y señaló con su remera al rápido cuando lo vio y escuchó.

Descubra Perú - vea ofertas de viajes aquí

Indios Bora - casas - viajes

En un viaje de descubrimiento en el misterio de la jungla.

El domingo conocí al grupo de un total de 13 daneses, que iban a pasar las próximas dos semanas juntos. El lunes viajamos en autobús hacia el sur desde Iquitos hasta la jungla cerca de Nauta. Deambulamos por la jungla durante tres días. Fue un poco decepcionante para mí porque no vimos animales grandes.

Solo vimos un pequeño mono Tamarin, pequeñas ranas venenosas y arañas y hormigas y termitas, así como otros insectos. En una caminata botánica de tres horas, vimos varios árboles y arbustos raros y otras plantas. Pasamos dos noches en primitivas cabañas sobre pilotes. El último día caminamos muchos kilómetros durante cinco horas a través de la selva hasta llegar al río Río Mauro.

Luego lo navegamos unas horas río abajo. Todos los días en la jungla llovía intensamente a la mitad del día. A menudo caminábamos a través de charcos de lluvia de 30 cm de profundidad y nos equilibrábamos sobre troncos de árboles sobre arroyos. En un gran río de 10 metros de ancho, remamos hasta el tronco de un árbol ahuecado. Donde navegaba el barco, finalmente había un camino de grava nuevamente. Aquí tomamos el tuk-tuk de regreso a Iquitos.

Navegue por el río Amazonas - vea las ofertas de viaje aquí

Vida de los indios bora en el Amazonas

Navegamos con un ferry cinco horas río abajo del Amazonas hasta Pebas; una gran aldea a ocho kilómetros dentro de un afluente del Amazonas, el río Ampiyacu. Hay 5.000 habitantes. No muchos indios. Al día siguiente navegamos en dos botes estrechos y largos con motores fuera de borda aguas arriba del río Ampiyacu. Y luego río arriba un afluente del río Ampiyacu, el río Yahusyacu.

En total, navegamos seis horas desde Pebas hasta el pueblo de Brillo Nuevo, donde residen algunos de los indios del Amazonas, la tribu Bora. Estuvimos ocho días aquí. Hay unas 60 casas sobre pilotes. Dormimos en la casa del jefe Darwin. Darwin ha sido elegido jefe, tiene 29 años y tiene un diploma de escuela secundaria. Él es muy consciente de tratar de mantener intacta la cultura Bora ahora en este tiempo donde la influencia externa del mundo moderno afecta mucho al pueblo Bora y a todos los indios del Amazonas.

Casi todos dormimos en hamacas. Los daneses nos dividimos en tres equipos de comida que ayudaron a la esposa de Néstor, Milda, ya una mujer bora local a cocinar. Nestor y Milda son del pueblo de Pucaurquillo, también en Río Yahusyacu. Este pueblo es especial porque es el hogar de los indios Huitoto y Bora.

Nestor es huitoto, mientras que Milda es Bora. Nestor fue el intérprete y ayudante para nosotros, mientras que su esposa Milda fue la chef. Ambos son personas felices y abiertas que fueron de gran ayuda para nosotros. Los indios Bora en el Amazonas llevan el nombre de la serpiente boa choke, que al igual que la serpiente choke anaconda puede crecer muchos pies de largo y vivir en el Amazonas.

Un día fuimos a una zona de la selva donde los indígenas cultivaban coca. Sin embargo, no era un área grande. Ayudamos a los indios de Bora a recoger una canasta llena de hojas de coca. No tomamos las hojas superiores ni las amarillas, sino solo las hojas grandes y verdes. Caminé los tres kilómetros hasta la plantación de coca a través de la selva descalzo. Jugué a 'indios descalzos'. ¡Eso fue estupido!

Al día siguiente tuve que ir a la clínica del pueblo. Me dieron medicación, analgésicos, diuréticos y antibióticos. El mono domesticado del enfermero saltó en el sofá para mí. Hay generadores en el pueblo, que generan electricidad a partir de kl. 18 a kl. 22.

Visitamos al viejo chamán varias veces. Es el líder cultural y espiritual del pueblo. En su mayoría es escéptico de masticar hojas de coca ... Contó una especie de aventura emocionante en forma de una historia de creación aventurera. Y explicó que había un espíritu supremo, el 'Creador', y muchos subespíritus. Tocaba un tambor doble grande, uno femenino y otro masculino.

Generalmente hay dos chamanes; uno por la paz y otro por lo agresivo como la guerra.

Ofertas de viajes: colorido Perú y exuberante Amazonas

2022 será un año de viaje fantástico, si sigue estos 5 consejos de viaje ...

Banner - Mochila - 1024
visitar austria, visitar austria, pancarta

Creencias y tradiciones

Me bañaba en el río en el calor todas las tardes. Afortunadamente, no encontré caimanes ni serpientes en el agua. A cambio, había muchas águilas pescadoras además de otras águilas y aves rapaces y buitres en los árboles y en el aire sobre mí.

Visité una pequeña iglesia evangélica donde 10 indios estaban en la iglesia el domingo por la mañana. El sacerdote llegó demasiado tarde al servicio porque había estado cazando en la selva por la noche. Estuvimos en muchas visitas familiares, donde mostramos a los indios fotos de nuestras vidas en Dinamarca, y los indios Bora nos contaron sobre sus vidas.

Una vez que nuestro grupo se dividió. Los hombres daneses hablaron con tres hombres nativos americanos de diferentes edades. Y las mujeres danesas se comunicaron con las mujeres nativas americanas. Una mujer india me hizo un hermoso cinturón con tiras de hojas de yuca.

Los indios Bora hicieron varios obsequios; una señora hizo tres bolsas pequeñas para mis tres hijas pequeñas, un viejo indio hizo una copia de un tubo de respiración para mi hijo de 15 años. En el pasado, los indios iban a cazar con tubos de respiración y disparaban flechas venenosas a los animales. El veneno provino de ranas o plantas venenosas. Hoy cazan con fusiles.

La comida fue algo especial. Un día almorzamos una gran rata de la jungla de ocho a nueve kilos. El lunes estábamos cazando con unos indios. Colocaron cuatro pequeñas trampas para ratas. Cuando los revisaron a la mañana siguiente, había una rata grande en una de las trampas.

Caminamos en una larga fila a través de la jungla. El nativo americano que lideraba el camino fue mordido por una serpiente. Pero no era tóxico; tenía ojos redondos. Las serpientes venenosas tienen ojos como pequeñas rayas verticales. La serpiente era pequeña; un centímetro de diámetro y un metro de largo.

El motivo por el que el indio de delante, como nosotros, no llevaba botas de goma era que tenía una herida, ya que dos días antes también le había mordido una sanguijuela.

También vimos el campo de los indios. Era la agricultura de "atrapar y quemar". Un gran trabajo.

Lea más sobre América del Sur aquí.

Perú - Danza, pueblo, Indios del Amazonas - viajes

La fiesta del árbol con los indios Bora en el Amazonas

El sábado navegamos durante 40 minutos río arriba del río Yahusyacu hasta un pueblo más pequeño de Bora llamado Ancón Colonia. Ese día, sucedió que había un festival animista sagrado, que se celebraba solo una vez al año, en el mes de marzo.

Después, nos dijeron que éramos los primeros blancos que habíamos asistido a esa fiesta. La fiesta fue para un árbol especial. Todos los jóvenes indios varones se habían disfrazado de animales diferentes, es decir, todos los animales que vivían de las hojas, flores y frutos del árbol. Los indios venían de cinco aldeas cercanas y vestían hojas de palmera, que estaban cortadas en tiras. Y toda la cabeza estaba cubierta con una máscara.

Se turnaron para bailar en la 'malluca', que es la gran choza sagrada del chamán, que tiene 30 metros de diámetro y 20 metros de altura. Un indio Bora estaba vestido de loro, y cuando entró bailando en la malluca, grité "Ole", y el "loro" respondió en voz alta "Ole".

Fue una fiesta de compañerismo. Todos los bailarines nativos americanos disfrazados terminaron el baile acercándose al chamán anfitrión y entregándole todos los animales que habían capturado en los últimos tiempos: animales perezosos, ranas, armadillos, liebres, conejos, peces, serpientes, monos, pájaros, ratas. Luego, a cambio, la esposa del chamán les dio a los indios pan grande, plano y de yuca blanca.

Más tarde en el día y tarde en la noche hubo bailes de cadenas. Sin instrumentos, solo el canto común de los bailarines. La canción era monótona, repetitiva y casi hipnótica, por lo que los bailarines entraron en una especie de trance. Dos hombres en el medio controlaban el baile. Fuera de ellos había un gran círculo de bailarines. Y alrededor de ellos un círculo de bailarinas, cada una con su mano izquierda en el hombro derecho del acompañante.

Para la fiesta comieron un animal parecido a un conejo, un armadillo así como una serpiente y un mono. La fiesta duró 19 horas. Antes de que terminara la fiesta, navegamos en la oscura camarilla 22 cansados ​​de regreso a Brillo Nuevo en el ancho bote. En la oscuridad tardó un poco más en llegar a casa, porque el río era angosto y no podíamos ver nada. Uno de mis compañeros de viaje estuvo a punto de sufrir un dolor severo en la cabeza mientras deambulamos por un gran árbol en la oscuridad.

Descubra más de América del Sur - vea ofertas de viajes aquí

Perú - Río Amazonas, Casa de Campo, Indios del Amazonas - Viajes

Estado de emergencia

En Brillo Nuevo, estábamos aislados del mundo exterior. Sin teléfono ni internet. Debido al virus Corona, Perú fue declarado el domingo en estado de emergencia con toque de queda. Pero en lo profundo de la jungla de Brillo Nuevo, no sabíamos nada de esto.

Casualmente, nos dijeron el miércoles por la tarde cuando llegó un barco procedente de Pebas. Estábamos programados para navegar a Pebas el jueves. Pero en cambio alquilamos un barco y zarpamos por la noche desde Brillo Nuevo. Tenía que tener lugar en secreto.

Cuando, después de cinco horas de navegación por los pequeños afluentes, llegamos a Pebas, teníamos que tener combustible en el motor. Sin luz, despacio y lo más silenciosamente posible, nos deslizamos hacia la orilla. En Pebas, la Armada tiene una gran base de donde sacamos 50 litros de combustible.

Aquí también tuvimos que pagar dinero de protección / corrupción para poder seguir navegando. Esto se repitió tres o cuatro veces a lo largo del camino. En la parte trasera del barco estaba sentado un hombre armado que nos protegía. Nos sentimos como gente de barco. Pero todo eso no fue lo peor.

En el gran río Amazonas, navegamos a toda velocidad río arriba hacia Iquitos en la oscuridad de la noche.
De repente, navegamos sobre dos grandes troncos de árboles. Dio grandes golpes y saltos. Pensé que había un agujero en el fondo del bote. Rápidamente descubrí dónde estaba la orilla más cercana del río. El Amazonas tiene varios kilómetros de ancho, y si el bote se hundiera, tendría que nadar hasta la orilla más cercana.

En el río hay caimanes, y en las orillas anacondas y boas serpientes. Pero por suerte no salió tan mal. Llegamos a Iquitos a las siete de la mañana e hicimos que el timonel navegara hasta nuestro hotel. Subimos unas escaleras hasta una habitación pavimentada, la pasamos y entramos en el hotel donde estábamos a salvo.

Más tarde nos enteramos de que alguien nos había tomado fotos y publicado en Facebook con el texto "Los gringos llegan a Iquitos, han estado en contacto con asiáticos". Mentiras similares sobre nosotros también aparecieron en la radio local. La mayoría de nosotros estuvimos atrapados en el hotel durante 21 días antes de ser evacuados por varios aviones.

Aparte de unos pocos que en su mayoría tenían prisa por llegar a casa rápidamente, había una unidad fina y única en el grupo danés. Recibimos buena ayuda del indio Huitoto Nestor y su esposa Milda, así como del indio Bora que cocinaba para nosotros.

Lo peor del encierro en el hotel fue nuestra impotencia. El hecho de que nosotros mismos no pudiéramos hacer nada sobre nuestra situación. Por lo tanto, fue bueno que el grupo se mantuviera unido hasta el final. Bertha, una danesa-peruana, estuvo presente como intérprete. Ella también ayudó a mantener nuestro ánimo. Junto con Betina, Bertha fueron las últimas en ser evacuadas.

Todos volvieron a casa y ninguno de nosotros olvidará nuestra aventura en Perú con los indios del Amazonas.

Vea todos los emocionantes artículos y ofertas de viajes a Perú aquí.

Esta publicación contiene enlaces a algunos de nuestros socios. Si desea ver cómo va con las colaboraciones, puede tocar su.

hoja informativa rejsrejsrejs viajes de banner

Banner, banner en inglés, banner superior

agencias de viajes, rejsrejsrejs, gráfico 2022
agencias de viajes, rejsrejsrejs, gráfico 2022
agencias de viajes, rejsrejsrejs, gráfico 2022
agencias de viajes, rejsrejsrejs, gráfico 2022
agencias de viajes, rejsrejsrejs, gráfico 2022
agencias de viajes, rejsrejsrejs, gráfico 2022

Sobre el escritor de viajes

Ole Balslev

Ole tiene 75 años y es un maestro capacitado. Ole ha trabajado principalmente en la zona fronteriza entre la enseñanza y la pedagogía social. En clases OBS, residencias sociopedagógicas, cuidado familiar. Sobre todo con adolescentes con diversos problemas. En su juventud, Ole viajó por todo el mundo durante 3 años como hippie y vagabundo. Durante los últimos 18 años ha viajado por Asia, África y América Latina. Ole viaja para experimentar culturas extranjeras y conocer gente. Pero también para conocerse mejor a uno mismo: un viaje interior.

1 comentario

Comentario

  • Ole es la persona más viajera que conozco.
    Ha estado en innumerables lugares del mundo. Tiene muchas historias entretenidas de su vida de viaje. Viajamos juntos a los indios Bora y tuvimos un viaje muy emocionante.
    Conozco a Ole desde hace muchos años y es impresionante que todavía viaje así. Bien hecho.